Remiten a juicio grave causa que involucra a la Municipalidad de Victoria

Maiocco Zuccotti

Llamó mucho la atención que a horas del fallecimiento del niño Vladimir Flores - uno de las personas afectadas por la inhalación del gas cloro el 31 de diciembre de 2017-, finalmente se decidiera elevar a juicio la causa que involucra a la gestión Maiocco.

Con todo el Quinto Cuartel de pie, solicitando justicia en redes sociales y medios, por el joven recientemente fallecido, el que, según aseguran sus allegados, comenzó a padecer un deterioro de su salud luego del incidente en el rio, no sorprendió que el tema se posicionara en el centro de los debates locales y trascendiera a la provincia, pareciendo traccionar a la Justicia, que finalmente da un paso importante al remitir a juicio la causa el pasado viernes, como lo confirmó en Radio Victoria el fiscal Ivan Yedro, quien sustentó las demoras en la búsqueda de “un testigo relevante”, para dilucidar los sucedido para recrear las acciones y omisiones que le habrían de llegar a cada uno de los personas sospechadas., sin bien adelantó que la médica forense “no pudo acreditar el nexo de causalidad” entre el episodio y las convulsiones del ahora fallecido.

La causa está caratulada como “lesiones culposas”, y prevé penas según el artículo 94 del Código Penal, de un mes a tres años privativa de la libertad, y de uno a cuatro años de inhabilitación para ocupar cargos públicos.

La causa involucró a cuatro funcionarios de la gestión de Maiocco:

César Horacio Zuccotti, César Ramón Cáceres, Sergio Gustavo Jaimes, y Claudio Daniel Mansilla, los tres últimos trabajadores del laboratorio y de Defensa Civil municipal.

Zucotti fue separado del cargo por Maiocco al mes siguiente, con el argumento de llevar adelante una supuesta “nueva etapa de cristalización de proyectos importantes para la ciudad”.

Pese a esto, el 20 de marzo Maiocco firmó el Decreto N° 377 a través del cual dispuso que la Municipalidad de Victoria se hiciera cargo de los honorarios de los abogados de las personas investigadas en la causa. Por esa razón, un grupo de concejales de la oposición denunció al intendente por la presunta comisión de los delitos de Abuso de Autoridad y Violación de los Deberes de los Funcionarios Públicos y también Malversación de causales Públicos.

Causa despertó luego de la muerte del menor

A principios del año pasado se decía que la causa por la garrafa estaba a punto de ser elevada a juicio. El sitio de noticias Entre Ríos Ahora daba cuenta en ese momento de que el trámite se había demorado “por la realización de una pericia técnica a cargo del área de Medio Ambiente de la Provincia, y también por el pedido de un informe forense solicitado por el querellante en la causa, el abogado Abel Martínez, que buscó determinar la afectación de la contaminación con la aparición de enfermedades entre los pescadores, como asma...”. Sin embargo la causa luego no registró avances significativos y dejó de tener movimiento.

Ahora la muerte del niño, que provocó un enorme dolor en Victoria, reavivó el reclamo para que se avance en la investigación y se determine la responsabilidad del municipio en el hecho y también se esclarezca si existe vinculación entre el fallecimiento del chico y el accionar imprudente de los funcionarios municipales.

“Su salud se deterioró desde ese día”

Soledad Ferreira, vecina de Vladimir e integrante de los Cuidadores de la Casa Común, manifestó ayer su pesar e indignación ante los micrófonos de LT 39. “Estamos muy tristes por lo que pasa en el barrio. Este es un nene que es amigo de nuestros hijos, que es hijo y sobrino en nuestro barrio, y ahora está muerto”, indicó.

“Estamos intentando dar voz a una situación que nos hubiera gustado que estuviera más presente desde hace dos años, que es la contaminación que Vladimir había sufrido con la garrafa de gas cloro”, precisó. Luego acotó que desde el municipio “nunca se preocuparon por saber cómo seguía la salud del chico después de estar internado”, contó.

Soledad contó: “Claramente la salud de Vladimir se fue deteriorando desde aquel incidente. Por eso tenemos que acompañar como comunidad, reclamar, no olvidar y pedir justicia”, indicó.

“Reclamamos que la Justicia haga su trabajo, haga lo que tenga que hacer”, señaló en referencia a la causa que había iniciado Taleb. “No se puede pensar que tirar algo al río es desecharlo, que es sacárselo de encima. Los vecinos del río no somos ciudadanos de segunda como para pensar que un tóxico así puede ir a parar al río”, remarcó.

Todo parece indicar que la Justicia no profundizará en las causas de la muerte de Vladimir Flores, pero por lo menos la vida del menor ayudó a que no quede paralizada la causa, y puso sobre el tapete el debate del cuidado del medioambiente, y la marginalidad que sufren algunos barrios de Victoria.