El Papa Francisco declaró BASÍLICA a parroquia Nuestra Señora de Aránzazu

En las primeras horas de la tarde de este miércoles 27 de mayo, se supo que el papa Francisco declaró a parroquia Nuestra Señora de Aránzazu BASÍLICA. Una gran noticia para la ciudad de Victoria, que ahora se ve cobijada y reconocida en su templo mayor, con esta nominación. Desde LT39 NOTICIAS, en el mes de enero del año en curso lo anunciábamos.

Pertinentemente, en el mes de enero del año en curso, informábamos que se encontraba en camino la nominación como BASÍLICA, de parroquia Nuestra Señora de Aránzazu; incluso oportunamente hablamos al respecto con Luis María Andrade, Camarero de Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu. (audio).

En la tarde de hoy, el Obispo de la Diócesis de Gualeguaychú, Monseñor Héctor Luis Zordán, informó al Padre Héctor Trachitte la Dignidad Papal de Basílica Menor, para "nuestro" templo.

¿Cómo se dio ésto?...cronología de una realidad...

La punta de lanza que cimentó esta gran oportunidad, fue la visita que oportunamente realizara a nuestra ciudad el Nuncio Apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, el diplomático que representaba al Vaticano en Argentina; en el mes de abril del año 2013, cuando gestionaba a nivel diocesano Monseñor Jorge Lozano.

En aquel momento y en el marco de la presentación oficial de la restauración del altar del templo, donde haciendo su recorrido in situ, pudo observar el gran patrimonio cultural, histórico y arquitectónico del templo parroquial, el cual es imperioso como condición sine qua non, para los escalafones eclesiales.

Vale recalcar que con el actual Obispo, Monseñor Héctor Luis Zordán, todo continuó su camino sobre rieles.

Luego se fueron suscitando los varios requisitos oficiales y protocolares, enviados en tiempo y forma a Roma; habiendo sentado base también en el caso, el Concejo Deliberante de nuestra ciudad, cuando en la sesión del miércoles 27 de junio del 2018, mediante Despacho de la Comisión de Acción Social, DDHH, Minoridad y Familia, Cultura y Educación, Deporte y Salud sobre Proyecto de Ordenanza, se declaró Patrimonio Cultural de la Ciudad de Victoria al Templo “Nuestra Señora de Aránzazu”.

Presentado aquel, sesión ordinaria mediante, por los concejales Nelly Amilibia, Pablo Rivero, Isa Castagnino y Graciela Bar y aprobándose así por unanimidad de los presentes el Proyecto de Ordenanza con modificaciones, quedando así declarado Patrimonio Cultural de Victoria el templo parroquial Nuestra Señora de Aránzazu; donde nuestro prestigioso artista Ramiro Salinas, fue protagonista impecable e implacable.

Hoy en día y ya con un camino legalmente registrado y consecuentemente aprobado en sus competentes áreas, estaría a un paso de hacerse realidad; así lo especificó Luis María Andrade, autorizado por nuestro párroco, Padre Héctor Trachitte, para brindar estas oportunas declaraciones.

Sobre las basílicas

La de Victoria pasará a ser filial de alguna de las siete basílicas de Roma:

-Basílica de San Pedro.

-Baíslica de San Pablo Extramuros.

-Basílica de San Sebastián Extramuros.

-Basílica de San Juan de Letrán.

-Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén.

-Basílica de San Lorenzo Extramuros.

-Basílica de Santa María Mayor.

Las basílicas mencionadas con antelación se denominan Mayores; en tanto que una basílica Menor es cualquier otra iglesia importante de Roma o en todo el mundo que ha sido designada oficialmente como “basílica” por el Santo Padre y es aquí donde entraría la de Victoria.

Vale distinguir que la elevación a Basílica implica condiciones edilicias óptimas a las que con el correr del tiempo el templo parroquial se ha acercado, tras completarse pertinentemente los trabajos de restauración y puesta en valor del altar del Sagrado Corazón de Jesus.

Realizado aquello con las donaciones de los vecinos, cuando se reunieron los 35 mil pesos que permitió recuperar el esplendor a esta pieza de 1882, de manos del artista plástico Ramiro Salinas.

Luego se modificaron la Mesa del Altar del mismo, separando el paño fijo, junto con el ornato ya existente para condicionar el mismo receptáculo, como vitrina para exponer de forma permanente, para la veneración de la comunidad, la imagen histórica del Cristo Yacente o “Señor de la Agonía”, talla en madera de bisagras, estilo barroco español que se encuentra en Victoria desde el año 1849, realizado en Barcelona a pedido del Cura Párroco Vidal.

Así entonces según los requisitos clericales, la Iglesia Nuestra Señora de Aránzazu está atrvesada calificadamente por todas las condiciones históricas, arquitectónicas, artísticas y de fe, que hicieron sustentable su pase a Basílica.

Claramente un año donde Nuestra Madre María, abrazará corazones y liberará almas, en las siete colinas, bajo su advocación de “virgencita vasca”.