Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Interés General / 04-02-2019

Vidas en Victoria: Clarito Díaz, ex docente, ex intendente y actual artista de colores y vivencias

Una nueva entrega de Vidas en Victoria, en esta oportunidad enmarcada en el nombre de Claro Díaz, una vida atravesada por la docencia, la política, la pintura y alguna pérdida que desde otra dimensión, acompaña sus sueños. WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR junto a él en su refugio, donde despunta el vicio del arte.


Claro Díaz, ex Intendente de Victoria, ex Convencional Constituyente, ex docente y actual artista


Nació sobre siete colinas en el ocaso de la primavera de 1960,  de padre gran conocedor del ganado en zona islas, Don Pardo, quien discurrió su vida durante 64 años al lado de Doña Tima, quien hoy valientemente cuenta 92 años de vida.

Si bien la infancia de Clarito fue al lado de sus progenitores en las islas, a sus 6 infantiles años se radicó en la vecina Rosario, en el coqueto Barrio Martin, en casa de su padrino Antonio Juaristi, lugar donde estuvo hasta cumplir 18 años, regresando a su terruño para finalizar el nivel secundario en el nocturno de la Escuela de Comercio.

La vida en la Cuna de la Bandera y esa inolvidable amistad con Raúl Dominguez
La familia Juaristi era vecina y amiga del prestigioso pintor de las islas, el recordado Raúl Domínguez, manos inquietas y vivaces si las hay, que supieron plasmar en dibujos grandilocuentes la esencia “islence”.

“Tuve la suerte de conocer y ser amigo de Raúl Domínguez y su familia, tuve la suerte de vida de conocer a ese maestro . Comencé yendo a la casa de Raúl desde los 7 años y a los 9 años tuve la edad para ingresar a su Escuela Regionalista; allí aprendí a pintar alfarería y todo lo que tenga que ver con el mundillo de las islas. Es más en reiteradas oportunidades presenté su libro El Paraná y las Islas”, relató nostalgioso.

Agregando orgulloso que cuando en el 2017 hiciera su primera exposición de cuadros, vino a presentar la misma Mario, hijo de Raúl.

El regreso a la ciudad que lo vio nacer

De vuelta en la ciudad de las rejas trabajó en un reconocido comercio familiar, pero claramente su camino de vida ya en suelo entrerriano se abrió en tres dimensiones, la docencia, la política y el arte…en ese orden.

La docencia…
De joven cursó el Profesora para la Enseñanza Primaria y varios años después completó su carrera docente con la Licenciatura en Calidad y Gestión de la Educación en la Universidad del Salvador.

Su guardapolvo blanco caminó por los pasillos de la Escuela N°2 Guillermo Brown, Escuela de Comercio y otras, hasta que logró una titularización en la escuela de Rincón de Nogoyá; haciendo las veces de preceptor también.

La política…
Corría la década del 80 y según palabras de Claro la juventud de entonces estaba ansiosa y ávida con el advenimiento de la democracia; donde los deseos del común denominador se enmarcaban en la participación activa.

“Antes leíamos, yo me enrolé en el socialismo donde ingresé en el año 1980 cuando funcionaba como Biblioteca Popular, los partidos estaban prohibidos, luego a fines del 81 hubo aires de cambio y ahí empezó todo”, relató con entusiasmo.

-¿Porqué se identificó con las filas socialistas?
-Porque son las ideas que abracé toda mi vida, por los conceptos de igualdad, fraternidad, principios, porque lei a Palacios, a Juan B. Justo, Puigross, Enrique del Valle; porque nuestra generación leía , en el partido leíamos mucho, y cuando uno ingresa a un lugar profundiza y milita.

Clarito fue en primer lugar concejal en la década del 90, en la gestión del otrora primer Mandatario Jesús Liberatore.
“Yo fui banca única del socialismo, luego de 1999 a 2003 fui presidente del Concejo Deliberante y luego cuando Gracia Jaroslavsky se fue a la diputación nacional y también Jorge Valverde, me hice cargo de la intendencia los cuatro últimos meses de la misma”, recordó.

-¿Qué es lo que más rescata de su participación en la política?
– Yo lo que más rescato son esos ocho años, vivi el municipio desde las concejalías y ese municipio que se estaba preparando para un puente y parte de una transformación en la que me sentí protgonista de ese proceso.

Sin lugar a dudas un párrafo aparte en su carrera política fue su participación junto a otros tres victorienses en la reforma constitucional de nuestra provincia en el 2008, Juan Carlos Almada, Luis Márquez y Daniel Zabala.

“Fue una de las experiencias más maravillosas de mi vida, ya que ser parte de la redaccion de la constitución de nuestra provincia fue una carga fuerte placentera; es más creo que uno no toma la dimensión de lo que significó poder reelaborar la constitución de todos los entrerrianos, la del 33 fue una constitución importante y sabia, pero los tiempos cambian y quién iba a pensar 75 años años antes, por ejemplo sobre el derecho al aire agua y suelo”, recordó.

“Fueron días de más de diez horas, fue una experiencia maravillosa y tuvimos que hacer esfuerzo para pensar en el futuro de los entrerrianos, donde el medio ambiente , el reconocimiento a la mujer y tantos otros temas, estuvieron presentes”.

-¿Qué significó para usted estar entre los 45 convencionales constituyentes?
-Fue un gran honor para mí participar, pero también una gran responsabilidad, ya que a diez años de distancia puedo decir que había madrugadas que no dormía para prepararme, ya que debía trababajar con personas muy calificadas, Busti, Marciano Martinez y tantísimas otras personas destacadas en la cultura y política, había que estar a la altura de las circunstancias e incorporar esos nuevos derechos para todos los entrerrianos.

La pintura…
“Cuando me jubilé hace tres años, con 27 años de trabajo a cuestas y 55 años de edad,  me puse a pensar que hacer y ahí Ramiro Salinas que es mi amigo abrió un taller y me ayudó a sacarme ese miedo por la pintura que había dejado 40 años atrás y probamos en el taller con las figuras, el color la pintura y en el 2007 hice una exposición”, la cual vale aclarar tuvo como temática central las islas y sus padres en ellas.

Actualmente se encuentra preparando otra con tintes filosóficos, según el mismo la define, “estoy rescatando lugares abandonados donde hubo gente, donde seguramente sucedieron cosas y el tiempo por distintos motivos las dejó solas a esas casas, abandonadas”
Clarito hizo un paneo por esa personalísima experiencia que mantuvo en su vida en esos tres caminos recorridos.

“Enseñar es un placer yo si me muero y vuelvo a vivir elijo ser docente; el arte lo estoy viviendo ahora a pleno, en una edad donde estoy adulto con una madre viejita, mi pareja Patricia y familia conforman toda mi vida. La política me enseño la pasión y les recomiendo a los jóvenes que la vivan con pasión , que la sientan como una ciencia que lo és, que conozcan lo que tienen que defender”.

La docencia, la política y la pintura, enmarcan su tríptica vida, vivencias que le ayudaron a sopesar esos momentos donde alguna pérdida irreparable, fue implacable y difícil de sobrellevar.

Algo sobre el GRAN Raúl Domínguez  

Raúl Domínguez, nació en Rosario el 5 de diciembre de 1918;  afamado pintor reconocido tanto en nuestro país como en Europa. Es recordado también como el «Pintor de las Islas».

De pequeño alentado por Emma Esther Ferrari de Borrachia, maestra suya en Escuela N° 55 Domingo Faustino Sarmiento, comenzó estudios de dibujo y pintura con el profesor Eugenio Fornels.

Investigador y estudioso de su región comenzó a convivir con los isleros. Durante casi 70 años recorrió las islas buscando imágenes que pudiera plasmar en sus obras.

Su obra no sólo se basó en la pintura sobre lienzos. El interior del hall de la Estación Fluvial de Rosario, el Museo «El Paraná y las Islas» y la escuela que fundó en 1969, son muestra de esto.

Sus obras también traspasaron las fronteras del país siendo también presentadas en Ecuador, México, Italia, Alemania, Francia, y España (país que le otorgó la ciudadanía), donde, entre 1962 y 1995 realizó una exposición permanentemente.

Además de la pintura también se dedicó a escribir artículos en diversos diarios y revistas, participó en congresos, seminarios y encuentros como disertante o expositor. También editó el libro «El Paraná y las Islas» y el Vocabulario Insular ilustrado.


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.