Procesan y confirman prisión preventiva a un “chamán”

Conocido como “Titi Saco”, este supuesto “chamán” de 41 años y domicilio en Las Cuevas, departamento Diamante, se encuentra acusado de un crimen de carácter sexual en Rincón del Doll, departamento Victoria, contra una menor de edad.
En su momento el juez de Instrucción de nuestra ciudad, Alejandro Calleja, en el marco de la causa abierta tras la denuncia de marzo pasado, había determinado la excarcelación del imputado, con medidas de restricción judicial.
El 4 de abril de este año se constató la desobediencia a la restricción, luego que Solís tomara contacto con algunos testigos de la causa.
Entre las restricciones impuestas, Solís debía presentarse todos los días a la comisaría de Las Cuevas, y no acercarse a la zona del lugar donde habría producido el supuesto abuso sexual. No cumplió con una ni otra orden, por lo que ante la desobediencia judicial reiterada, Calleja ordenó la inmediata detención, y es trasladado a la unidad penal de Gualeguay.
La defensa de Solís apeló a la Cámara de Concepción del Uruguay, desde donde el viernes pasado -según pudo confirmar La Semana - llegó el rechazo a la apelación, confirmando el procesamiento y la prisión preventiva a Solís, quien continuara en la unidad penal de Gualeguay a la espera del debate judicial en la Cámara del Crimen de esa ciudad.
Historia
En las primeras semanas de marzo se radicó en la Fiscalía local una denuncia contra un hombre que “oficia de chamán” en la zona de Rincón del Doll, por la violación de una menor de 14 años de edad.
La denuncia fue radicada por la madre de la víctima, ante quien la chica confesó la circunstancia aberrante que le había tocado padecer, y que se encontraba amenazada por el perpetrador.
La menor llevaba algunos días mostrándose extraña, agresiva y huraña, lo que había llamado la atención de la familia, comportamiento que se trasladó a su novio, también menor de edad, quien en un comentario habría dado la punta del ovillo a la madre de la menor, luego que la víctima se lo hubiera confesado junto a las amenazas de muerte que recibió.
Según el testimonio de vecinos de Rincón del Doll, es conocido con el nombre de Titi Saco, quien se presenta como curandero, adivinador, etc., prometiéndole a las “víctimas” de su estafa la solución a sus problemas a través de un mecanismo mágico o sobrenatural, a cambio de un pago que varía según “la cara del cliente”.