Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Interés General / 02-10-2017

Sobre el Caso Forneron

Se trata de una adopción que se realizó en nuestra ciudad bajo circunstancias poco comunes, y que expande un manto de dudas en varios ámbitos locales. Ahora un reconocido fiscal federal quiere llegar al fondo de un hecho irreparable y de insospechadas consecuencias.


Raúl del Valle. El ex juez, ahora jubilado, estuvo al frente del Juzgado en los Civil y Comercial cuando se produjo la cuestionada adopción. Leonardo Forneron. La Corte Interamericana resolvió que el Estado Argentino debía pagarle una suma millonaria y revincularlo con su hija.

La jueza en lo criminal y correccional porteña Alicia lermini, hizo lugar al pedido del fiscal Ignacio Mahiques, y citó a indagatoria a diez personas vinculadas con una adopción otorgada en 2000 en Victoria, conocido como “caso Fornerón”.

El hecho que pasó casi inadvertido por todos los estamentos de la ciudad durante ese año, tomó trascendencia internacional y dejó serias sospechas sobre varios protagonistas del ámbito judicial, legal, civil, y de Salud.

 

La causa

El matrimonio que se quedó con la beba y tramitó su adopción en la justicia entrerriana, serán indagados como acusados del delito de sustracción y retención de menores. Por la misma causa serán indagados otros siete sospechosos, entre ellos el ex juez en los Civil y Comercial, Raúl del Valle; los funcionarios judiciales que en junio de 2000 cumplían las funciones de Defensores de Pobres y Menores, Julio Guaita y Marcelo Balbi; la perito psicóloga Daniela Kairuz, y el abogado que en su momento representó a los “padres adoptivos”, Salvador Espona, además de dos hombres que hicieron las veces de intermediarios entre las partes.

La resolución de Iermini, y el dictamen del fiscal Mahiques representan un fuerte apoyo a la lucha de Leonardo Fornerón, el padre biológico de la menor, que desde junio de 2000 mantuvo una lucha judicial para recuperar a su hija, que fue entregada sin su consentimiento.

En su dictamen, Iermini afirmó que todos los citados a indagatoria son “convocados bajo apercibimiento de ser declarados rebeldes y ordenarse sus detenciones en caso de inasistencias injustificadas”.

 

El hecho

La historia (o una parte de ella) comenzó cuando una mujer, a pocas horas de dar a luz entregó a su hija en adopción.

Fornerón y Enríquez vivían en Rosario del Tala, Entre Ríos. Su relación sentimental terminó antes de que él se enterara de que iba a ser padre, según la versión que comentara en su oportunidad Fornerón en Radio Victoria. A pesar de que siempre dijo que quería hacerse cargo de su hija, no la pudo conocer porque la madre biológica, que dio a luz el 16 de junio en Victoria, la entregó 24 horas después del parto. No se conoce la razón por la que Enríquez decide viajar desde Rosario del Tala para dar a luz en las siete colinas.

Según recordó el fiscal Mahiques en su dictamen, en septiembre de 2000, el padre biológico de XX se reunió con B. y el abogado Espona en las inmediaciones de la Municipalidad de Rosario del Tala. Según el relato de Fornerón, en el encuentro B. le dijo que quería a la beba y que le pidiese lo que deseaba. Él le dijo que su único objetivo era recuperar a su hija. Entonces, según consta en el expediente, Espona le indicó que iba a tener que demostrar su paternidad. El estudio de ADN demostró, sin dejar dudas, de que la menor era su hija.

Consiente que no iba a ser fácil recuperar a su hija, Fornerón mientras iniciaba su largo camino judicial, compartió en la media su lucha.

Al parecer, la Justica presume que la menor fue entregada a cambio de dinero. Pero esa situación no se pudo confirmar. Una testigo, una vecina que le avisó a Fornerón que su ex pareja estaba embarazada, afirmó que a ella le ofrecieron 6000 dólares por su hija, pero que se negó.

 

Trascendencia internacional

El caso llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en 2012 sentenció al Estado argentino, por haber  violado los derechos esenciales de padre e hija a convivir en familia, además de negar el derecho a la identidad, y obligó a garantizar un proceso que culmine en la revinculación entre Fornerón y la menor.

En su testimonio del 2011 ante la CIDH, Fornerón declaró que el juez de primera instancia, Raúl  Del Valle,  le dijo que no le daba la tenencia de su hija porque era pobre y que el matrimonio que tenía la guarda para adopción tenía una buena posición económica.

 

El dictamen del fiscal 

En su dictamen, el fiscal Mahiques  expresa: “La ilegítima entrega de XX (tal como se define a la menor), en el que asumieron un rol protagónico Diana Enríquez (madre biológica), el matrimonio integrado por B. y Z. (como se identifica a la pareja), y el defensor Guaita, constituye un rol neurálgico de la imputación, al que luego le va a seguir una extensa cadena de ilegalidades que, bajo ropajes formales, se opondría entre Fornerón y su hija”.

 

Audiencias

Los primeros en prestar declaración indagatoria serán los padres adoptivos, quienes fueron citados para el 16 del mes próximo. El segundo turno es para la madre biológica y Espona. La fecha para ellos es el 17 de octubre. Un día después deberán presentarse  Ariel Barreto y Paul Reynoso, señalados como intermediarios entre la madre biológica y el matrimonio sospechado.El 19 de octubre deberá concurrir al juzgado la psicóloga Kairuz y Guaita. El último día de audiencias, el 20 de octubre, será el turno para las indagatorias de Del Valle, y Balbi.

 


Comentarios

  • Se les viene la noche¿¿¿¿ O estan tranquilos con la cobertura del sistema???? Manga de lacras incompetentes

    Comentario by carlosan on 2 octubre, 2017 at 18:22
  • Debes estar logueado para poder comentar.