La Justicia decidió que no había usurpación en el campo de los Etchevehere

El juez de Garantías subrogante Raúl Flores resolvió hoy no hacer lugar al pedido de desalojo del predio Casa Nueva peticionada por los fiscales Oscar Sobko y María Constanza Bessa y los abogados de Luis Miguel Etchevehere y su familia. Flores consideró a Dolores Etchevehere heredera legítima de la sucesión y, por lo tanto, con todo derecho a ingresar y permanecer en el predio.

El magistrado consignó que en la documentación presentada se acreditó que Dolores tenía derecho como heredera debido a que en el expediente del juicio civil por la sucesión en trámite no se ha procedido a la partición de bienes. “Le asiste razón a la defensa en cuanto a que, por todos los bienes existentes los hermanos son condóminos y dueños por igual, hasta que culmine el sucesorio”, sostuvo el juez.

“Se deduce que la disputa familiar-hereditaria por la titularidad y/o posesión y goce del inmueble no puede ser resuelto en sede penal -por estar claramente confundidos los verdaderos dueños del campo presuntamente usurpado”, agregó.

En el escrito de cinco fojas, Flores consideró que el ingreso al campo no fue violento. “Al haber aclarado el Sr. Fiscal que el ingreso al Establecimiento en realidad fue pacífico y sin violencia, por haberse atravesado el guarda-ganado para ingresar al campo desde la ruta, que permanece abierto y sin obstáculos al libre acceso, a la par de haberse descartado el uso de cualquier tipo de armas en las denunciadas amenazas permite descartar el hecho típico de la violencia en la usurpación del inmueble, ya que el ingreso de 40 personas que acompañaban a Dolores Etchevehere no fue acompañado por prueba alguna de que alguno de ellos haya desplegado violencia o algún tipo de amenazas contra los empleados rurales”, consideró.

Tampoco consideró que la entrada de las personas que acompañaron a Dolores se haya hecho con engaño, al haberse presentado como heredera del campo. “Cabe preguntarse en qué consiste o consistió el ‘engaño’, ya que la señora dio su nombre y apellido sin ambages, y los empleados saben que los patrones son la familia Etchevehere, aunque nunca hayan visto o conocido a la totalidad de los hermanos o familiares (el lic. Rubiolo a cargo del campo, declaró que conoce a Dolores hace más de 30 años); por su parte, darse también a conocer como ‘heredera’, es lo que la propia Fiscalía probó en la audiencia con la declaratoria de herederos que le enviara el Juez Civil nº 7 (de Paraná) a cargo del sucesorio y donde fuera declarada también heredera Dolores Etchevehere. No hubo tal engaño en el proceder de la mencionada, no invocó ella a su ingreso al campo ni más ni menos de lo que es: una Etchevehere, heredera de don Luis F. Etchevehere”, razonó.

(Fuente Apfdigital)