El obispo invita al “Gesto Solidario Diocesano” que se realiza durante esta Cuaresma

En esta época cuaresmal que estamos viviendo, encaminada a transitarla desde el día de ayer, con la imposición de las cenizas; la Diócesis de Gualeguaychú, a la que pertenece Victoria; encabezada por Monseñor Héctor Luis Zordán; realiza el llamado "Gesto Solidario Diocesano". Prensa diocesana, dio a conocer un video, donde el obispo hace la pertinente invitación. El sentido de la cuaresma.

Con un fin netamente altruista y enmarcado en la Cuaresma, tiempo que va desde el Miércoles de Ceniza (17-02-2021); hasta el Domingo de Pascua (04-04-2021); en cada espacio clerical de la Diócesis de Gualeguaychú (capillas, parroquias, Basílicas); se llevará a cabo una actividad, que se dio en llamar “Gesto Solidario Diocesano”; a través de la cual se podrá donar dinero en efectivo; cuyo relevamiento final, se realizará finalizada aquella.

Pertinentemente, el obispo diocesano, Monseñor Héctor Luis Zordán, informó al respecto, video mediante, el que replicamos en esta nota. (video)

Las tres dimensiones que atraviesan a la Cuaresma

(Indicados por el sacerdote, escritor y funcionario de la Secretaría de Estado del Vaticano, Monseñor Florian Kolfhaus, entrevista mediante, realizada por el portal internacional ACI PRENSA)

  1. Ayuno

“No se trata solo de lo que se refiere a la comida”, dijo respecto del ayuno, sino también a “la renuncia de la televisión, celular y radio, a dejar de usar el auto privado para subirnos al transporte público”.

No obstante, el sacerdote aseguró que el abstenerse de alimentos tiene un “significado especial” en la Sagrada Escritura.

“Jesús mismo ayunó 40 días en el desierto hasta sentir hambre. Tampoco nosotros deberíamos asustarnos con la Cuaresma, con el sentir hambre, pues a través de este ofrecimiento, tal como promete el Señor, podemos hacer que nuestra oración produzca muchos más frutos”, detalló.

Además, aseguró que el ayuda “puede tomar diversas formas” como una sola comida fuerte y dos pequeños refuerzos (es la prescripción cuaresmal de la Iglesia para el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo), comer solo pan y agua (o tal vez frutas y verduras) o esperar hasta la noche para tomar una comida fuerte.

“Por supuesto, la renuncia a las golosinas y dulces, al café y el alcohol son ofrecimientos que le hacen bien a la salud corporal, y que a veces pueden significarnos mayor dolor que el ayuno propiamente”, añadió.

  1. Oración

El presbítero indicó que la oración es “punto central” de este tiempo de preparación para la Pascua, entendiendo oración como “encuentro personal con Dios”.

Por tal motivo, recomendó levantarse 10 minutos antes para comenzar el día con Dios en oración; visitar cada día, al menos de forma breve, una iglesia y adorar el Santísimo; rezar el Rosario diariamente o el Vía Crucis los días viernes; y agradecer a Dios cada día incluso en los momentos difíciles.

Asimismo, para estar mejor preparados para orar, alentó a colocar sobre el escritorio una imagen de Jesús o un crucifijo para tener al Señor siempre presente; leer diariamente las Sagradas Escrituras memorizando versículos; y leer un buen libro espiritual antes de irnos a dormir.

  1. Limosna

“Bajo la idea de limosna entendemos las buenas obras que hacemos por los demás. La cuaresma es una escuela activa de amor al prójimo”, explica Mons. Kolfhaus.

En ese sentido, exhortó a hacer una buena obra cada día. Por ejemplo, rezando por las víctimas de las guerras y catástrofes naturales; dando limosna al mendigo o donando objetos que sean importantes y valiosos.

Mons. Kolfhaus también se refirió a la donación de tiempo, es decir, separar tiempo en el día para conversar con algún vecino, llamar a antiguos conocidos, escribir cartas o ser paciente con colegas de trabajo.