El Municipio de Victoria llega tarde

cloacas

La actual situación epidemiológica mundial ha obligado a los estados a poner a la salud por encima de todas las prioridades.

La política nacional baja claramente el mismo concepto a la Provincia, y de ésta a los municipios, obligando en todos los niveles a articular las estrategias que sean necesarias para responder a una demanda ineludible.

En Victoria, sin embargo, existe una problemática en la que se está llegando tarde. Día a  día, las actualizaciones epidemiológicas nos brindan el parte de la cantidad de casos de estudios por sintomatología compatible con Covid-19, pero desde hace un tiempo ya no se le presta suficiente atención a la problemática del Dengue, que también está  entre los temas prioritarios. Con 38 casos  estudiados y 20 positivos de dengue, Victoria no puede darse el lujo de descuidarse. Medio año no parecieron ser suficientes para responder a la indigna situación de los vecinos de Congreso y San Miguel, que deben convivir no solo con las aguas servidas y la podredumbre, sino también con la enfermedad. Parece evidente la relación entre los varios casos de dengue de vecinos de esta zona, y la falta de respuesta del municipio en el lugar, que recién esta semana iniciaron trabajos en la zona de la Plaza Mariano Moreno probablemente advertidos de estos números. Ya no se ven fumigaciones, ya no se conoce cronograma de descacharrización, no hay campañas por el corte de la comunicación con los medios (la vía más importante con la que se relaciona hoy los estados con el pueblo), la falta de intervención en terrenos baldíos, el poco personal en el mantenimiento de veredas, y hasta la falta de ropa para el propio personal municipal, que los obligó esta semana a una manifestación pacífica, obligan a interpelar al Municipio para que reaccione ante una situación tan evidentemente peligrosa.

Cuando los recursos deben aparecer

El Municipio no puede esperar demasiada ayuda externa tampoco. Con Maiocco repitiendo con el senador Gastón Bagnat la misma historia que con su antecesor Roque Ferrari, es decir, utilizarlos para ganar una elección y después ignorándolo al más no poder; con un asesor letrado que comete la torpeza de poner la firma en una crítica al ex intendente de Concordia, Enrique Cresto, hoy director del Ente Nacional de Obra Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), justamente la entidad que distribuye los recursos del estado en el sector agua potable y saneamiento básico; tenemos suerte todavía que la vice Gobernadora, Laura Stratta, se digne a atenderle el teléfono a Maiocco (si es que la soberbia le permite llamarla).

En  cuanto a los recursos propios, el municipio no puede esperar demasiado de la población, cuadruplicando el valor de las tasas, y dilapidando los recursos en licitaciones sospechadas, y sueldos de funcionarios de áreas ociosas, solo el "supersecretario", Sergio Navioni, ha podido echar mano de la intervención del Juzgado de Faltas, en una accionar legalmente cuestionable, que dilapidará la relación con la jueza, pero con el que se ha podido “amasar”  unos 400 mil pesos aproximadamente (70 motos incautadas a un promedio de $ 6 mil la multa), en una clara maniobra recaudatoria.

El panorama no es alentador, pero como con el tema de las licitaciones en los comedores, no podemos dejar de advertirlo en esta nota…, después solo queda ser cómplice.