Doctor Mario Brassesco (hijo del ex intendente) y su prestigiosa trayectoria profesional en España en Fecundación In Vitro

Mario Brassesco, victoriense, médico especialista en Fecundación In Vitro, radicado en Barcelona, hijo del ex intendente (homónimo); ha forjado su vida en España, tierra donde hoy día su nombre ocupa una selecta grilla de prestigiosos médicos, dentro de su expertise. De visita en la ciudad que lo vio nacer, visitó la redacción de WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR. Relato imperdible de una vida donde las palabras ganar & perder, confluyen en la resiliencia de la adversidad de nuestra historia contemporánea nacional.

Por Hilda Sosa, periodista de la redacción de LT39 NOTICIAS

“Alumno y maestro de su propio camino de vida”, así se lo podría definir a Mario  nuestro entrevistado, cuya condición primordial es ser hijo del recordado ex intendente, doble mandato (1958-1962/1973-1976), de nuestras siete colinas, Don Mario Brassesco.

Portando sobre sí una vida rica en desafíos propios y ajenos, Mario supo disfrutar su infancia y adolescencia, en los pasillos del Instituto John Fitzgerald Kennedy y en las frondosas aulas de la Escuela NormaL, lugares donde lentamente, fueron sembrando en él un espíritu embravecido de empatía social y lineal búsqueda de resarcimiento a aquello.

Pero claramente el espacio donde encontró eco su avidéz, por una vida que arrancaba promisoria hacia una futuro que mas adelante lo sorprendería, fue en la Universidad Nacional del Litoral, donde discurrió los claustros de ingeniería en una primera etapa inconclusa, para pasar luego a la bioquímica y recibirse.

Una juventud signada por una izquierda que le hará conocer su contrapunto capitalista

“Si no me iba,  hubiese sido uno de los treinta mil …”, expresó con cierta tibieza,  pero firme en su relato,  ya que esas sutiles palabras, dichas en el marco de esa emblemática cifra, que recuerda las treinta mil vidas desaparecidas en nuestro país, durante la dictadura militar, contemplan el escenario de su partida intempestiva.

Mario tuvo una férrea militancia juvenil en el peronismo; pero fue justamente esa rebeldía política, la que le dejó sostenibles y comprobables enseñanzas a través del tiempo, que hoy día, lleva como bandera, “a pesar de seguir pensando que los postulados ideológicos del peronismo de izquierda siguen siendo buenos, entiendo que todo ese enfrentamiento que llevó aquella etapa,  nos debe servir para  aprender que los enfrentamientos totales a fondo sin cuartel,  solo traen desgracia”, enfatizó Mario, quien también fue un testigo fiel in situ de la recordada “masacre de Ezeiza”; nombre por el que se dio a conocer aquella adversa situación en cercanías del Aeropuerto de Ezeiza, entre organizaciones peronistas,  que tuvo lugar el 20 de junio de 1973, en ocasión del regreso definitivo a la Argentina de Juan Domingo Perón, luego de casi 18 años de exilio.

“Irme me dio una perspectiva mas amplia y pude ver los errores cometidos”, dijo con valentía y en reconocimiento al mérito de quienes no se fueron y se quedaron en el país.

Audio: Mario...vívido testigo de una parte de la historia argentina

Al estar atravesada su vida por la bífida sinuosidad, ésta le permitió, por un lado la activa participación en masas, donde el individuo se despersonaliza, dejando su YO a un costado y respondiendo al grupo.

Por el otro, consecuencia de lo anterior, su “cruzada personal” extemporánea al viejo continente, llevando en sí un cúmulo de sensaciones adversas e intempestivas; le dio una visión acabada,  de los pilares que sostienen el crecimiento de un país.

“Cuando llegué a Suecia me encontré con un militar de izquierda, lo cual me dejó sorprendido”, reconociendo a través de ese vínculo, el concepto de la tolerancia.

Si bien alejarse del punto de conflicto le dio otra perspectiva; le brindó una lección calificada del sentido de pertenencia a una sociedad, que brinda todas las herramientas a sus ciudadanos, para preciarse de tales; como son, la libertad, educación, justicia y salud.

“Lo fundamental es el respeto a la libertad de todos, no a la de uno solamente”, dijo implacable, parafraseando luego al  filósofo y escritor francés Voltaire, quien escribió “yo daría mi vida para que tu tuvieras libertad”.

Haciendo hincapié luego en la idea, “el respeto a la libertad de todos es lo que hace que exista la democracia y si la mayoría está de acuerdo con una ideología, será la que gobierne, esa es la base del respeto y de los estados democráticos europeos, que son los que conozco”.

En cuanto a la educación se detuvo con atención, queriendo demostrar solidariamente desde su lugar calificado y mundo recorrido; que la misma, es la base fundamental para el desarrollo de cualquier país, “un país que deja de lado la educación, está condenado a la pobreza”, indicó.

Dio también el ejemplo de los países nórdicos, los cuales están a la cabeza de los índices internacionales; donde quien ejerce la docencia en el ámbito que sea, jamás es tuteado, condición sine qua non ésta, para el respeto a quien se ubica en determinado lugar; amén de la constancia, compromiso y responsabilidad que articuladamente atraviesan a la educación.

“Mi madre nos hacía ir siempre a la escuela, teníamos que tener 39 grados de fiebre para no ir al colegio y en aquella época le teníamos mucho respeto a los profesores, hoy día, todo ha cambiado”, recordó, “el sistema educativo debe ayudar a formar y pensar, enseñar a los niños a vivir en una sociedad, saber que hay derechos y deberes y ser bien remunerados los docentes para tener una vida digna”.

Respecto de la justicia se refirió a ella como “una dama con vendas en los ojos, que muchas veces se quita”, para orientar su relato hacia los gobierno totalitarios, “en todas las dictaduras la justicia es una de las primeras cosas de las que se apropia”.

A la salud la emparentó absolutamente con el sistema económico y riqueza de cada país, distinguiendo al sistema sanitario español, como uno de los cinco mejores del mundo.

Audio: Ideologías, libertad, educación, justicia y salud

Todo este bagaje de conocimiento calificado de vida, tuvo su primer escala en la década del setenta, en el Instituto Karolinska de Estocolmo, seno de los premios nóbeles del mundo; para luego sí instalarse definitivamente en Barcelona, donde ingresó oportunamente a la reconocida Fundación Puigvert, donde estudió medicina;  prestigiosa entidad sanitaria ésta, amén de ser referente europeo en urología, nefrología y andrología.

Bien se podría decir que “Puigvert” fue para Mario la tierra fértil donde sembró y cosechó los cimientos de su expertise; pero también la causa y efecto de un amor que lo esperaba, de nombre Rosa María, su esposa y compañera de vida, con quien transcurren sus vidas desde entonces,  acompañados de dos hijos varones y una mujer, todos profesionales, dedicados, uno a la medicina, otro a la Administración de Empresas y otra a la nutrición.

Aquello fue la punta de lanza de su profesión, sentando con el tiempo, sus bases y talento médico-empresarial en su propio centro, denominado CIRH, Centro de Infertilidad y Reproducción Humana, creado por él en 1989.

Llegando también como profesional de la salud, a integrar el selecto staff de Top Doctors, directorio on line de médicos y centros españoles, al cual se pertenece, bajo un exclusivísimo sello de excelencia.

Audio: Su calificada carrera profesional

Sobre su especialización en FIV, Fecundación In Vitro

La Fecundación In Vitro o FIV, ésta técnica por la cual la fecundación de los ovocitos por los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la madre; siendo el principal tratamiento para la esterilidad; ha sido para nuestro entrevistado estructural en su carrera profesional, ya que cuando se refiere a la misma, lo hace con ineludible e implacable pasión.

La maternidad tardía, el congelamiento de óvulos y "otras yerbas"...
Los puntos claves de la FIV y los roles del hombre y de la mujer...

“Las claves de la FIV son la edad de la mujer, las enfermedades y en especial, la endometriosis”,  destacó el Doctor Brassesco; además de agregar que palabras como emoción, acompañamiento terapéutico en el marco de la ansiedad, espera y sufrimiento; son moneda corriente en el diario vivir de esta especialidad médica.

Entre otras cosas, instó a las mujeres jóvenes, cuyas edades oscilen entre los 25 años, congelen sus óvulos, para poder acceder a los mismo, a una edad mas tardía, cuando tal vez se encuentren con el deseo de la maternidad.

Audio: Su especialidad en Fecundación In Vitro

-Mario, para finalizar, en ésta su vida tan intensamente vivida, atravesada y enmarcada por una partida intempestiva en el preludio de la juventud profesional, pasando por el desarraigo, ideologías antípodas y demás situaciones de crecimiento y éxito profesional. En ese contexto, cual es su idea de Dios?

- Pregunta dificil de contestar, a decir verdad todas las religiones o creencias dicen que hay que hacer el bien. Se crea o no en un ser superior, un médico tiene que tener como la base de su actuación esa premisa.  Muchas veces, cuando juntamos un óvulo y un espermatozoide, podemos llegar a creernos dioses, “pero la vida ya estaba”. No debemos ser tan pedantes como para creernos omnipotentes, debemos dentro de nuestras limitaciones hacer todo lo posible por mitigar el sufrimiento y en mi caso ayudar a tener la inmensa alegria que proporciona tener un hijo. Las religiones propagan el bien, pero los hombres a veces interpretan de otra forma.

No mucho más que agregar, en esta extensa y rica entrevista, donde no sólo conocimos a Mario, victoriense, hijo del recordado ex intendente Don Mario Brassesco y de María Antonia Mary Macazzaga; afincado hace más de cuatro décadas en las tierras “del Quijote”, quien más allá de sus meritorios y calificados diplomas; amén de su expertise en Fecundación In Vitro, nos dejó una enseñanza, que hace espejo en la esencia de la humanidad…”al lugar donde nacimos lo llevaremos por y para siempre en nuestra esencia, estemos donde estemos”.

NOTA: correo electrónico del Doctor Mario Brassesco [email protected]

Video: Doctor Mario Brassesco hablando de su familia y la significancia de la política en sus vidas; ya que al irse del país en 1976, cuando se produjo el Golpe de Estado, su padre Mario Brassesco, gobernaba la ciudad, en tanto que al advenimiento de la democracia en 1983, su tío, Luis Angel Bicho Brassesco, ocupó la intendencia.