Día Mundial del Enfermo: se celebrarán misas especiales en Victoria para personas enfermas y para quienes trabajan en salud

En el año 1992, el entonces Sumo Pontífice Juan Pablo II, valiéndose de la advocación mariana de “Lourdes”, determinó que cada 11 de febrero, se celebre la Jornada de los Enfermos; por lo que en el mundo entero se celebran misas, donde se realizan bendiciones especiales, amén de la institución del sacramento de la unción. ¿Qué es la unción?. La proclamación de la OMS. Misas pertinentes en Victoria. Dialogamos con el padre José María Aguilar, párroco de San Roque de Montpellier. Horarios de las misas.

La fiesta de la Virgen de Lourdes ha sido reconocida por la iglesia católica desde el año 1992, como la jornada mundial del enfermo, siendo este día en el que se exhorta a encomendar las oraciones y actos litúrgicos por el proceso de dolor que llevan en su vida los enfermos.

En un día como hoy se impone a quienes lo necesiten, el sacramento de la Unción de los Enfermos, el cual confiere una gracia especial para enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez; en este acto, el sacerdote unge la frente y las manos del enfermo, acompañado de una oración litúrgica.

Actualmente el sacramento se puede administrar más de una vez, siempre que sea en caso de enfermedad grave.

Desde WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR, dialogamos al respecto con el Padre José María Aguilar, párroco de San Roque de Montpellier, quien dio las pertinentes explicaciones, “la unción fortalece”, indicó.

Padre José María Aguilar, párroco San Roque de Montpellier

En Victoria se celebrarán misas en ambas parroquias, en distintos días:

Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu

Misa 20:00 horas, martes 11 de febrero, donde se administrará el sacaramente de la santa unción de los enfermos, para personas enfermas y mayores de 65 años.

Parroquia San Roque de Montpellier

Bendición Especial en las siguientes celebraciones:

  • Día sábado 15 de febrero, en Capilla San Miguel Arcángel de Antelo
  • Día domingo 16 de febrero a las 08:30 en Capilla Nuestra Señora de Luján; 10:00 en Capilla San José y a las 20:00 en San Roque de Montpellier

Caben destacar tres temáticas en este día:

-Advocación Nuestra Señora de Lourdes, soporte de este día

-Concepto de Unción de los Enfermos

-OMS Organización Mundial de la Salud y su parentesco con esta fecha, organismo internacional desde el cual este año se ubicó a la palestra a los trabajadores de la salud dentro de la enfermería y obstetricia.

Advocación Nuestra Señora de Lourdes

La advocación católica de Nuestra Señora de Lourdes toma ese nombre debido a que, de acuerdo al testimonio de santa Bernadette Soubirous (1844-1879), las 18 apariciones de la Virgen María sucedieron en la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave, en las afueras de la población de Lourdes, en las estribaciones de los Pirineos.

Ya en vida de Bernadette Soubirous, multitudes de católicos creyeron en las apariciones de la Virgen María como vehículo de la gracia de Dios, y el Papa Pío IX autorizó al obispo local para que permitiera la veneración de la Virgen María en Lourdes en 1962, unos diecisiete años antes de la muerte de Bernadette.

Bernadette Soubirous fue canonizada como "santa" por Pío XI el 8 de diciembre de 1933, durante el Jubileo de la Redención. Desde entonces, la advocación de la Virgen María como Nuestra Señora de Lourdes fue motivo de peregrinaciones para millones de católicos de todo el mundo y su santuario ha sido estimado popularmente como un lugar emblemático en el que se conjugan el sufrimiento, la fe expresada en plegaria, la curación y la conversión.

Al adentrarnos en la historia de Santa Bernardita y la Virgen de Lourdes, podemos percibir la infinidad de milagros que han sucedido al beber el agua de Lourdes que fue bendecida por la Santa Virgen María. Es por esto que Juan Pablo II en el año de 1992, decidió instituir la Jornada mundial del enfermo para celebrarla el 11 de febrero de cada año, también memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes.

Unción de lo enfermos

El Sacramento de la Unción de Enfermos confiere a las personas una gracia especial para enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez. Se le conoce también como el "sagra viático", porque es el recurso, el "refrigerio" que lleva el cristiano para poder sobrellevar con fortaleza y en estado de gracia un momento de tránsito, especialmente el tránsito a la Casa del Padre a través de la muerte.

Lo esencial del sacramento consiste en ungir la frente y las manos del enfermo acompañado de una oración litúrgica realizada por el sacerdote o el obispo, únicos ministros que pueden administrar este sacramento.

La Unción de enfermos se conocía antes como "Extrema Unción", pues sólo se administraba "in articulo mortis" (a punto de morir). Actualmente el sacramento se puede administrar más de una vez, siempre que sea en caso de enfermedad grave.

Es el sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, espíritu y cuerpo al cristiano en estado de enfermedad grave o vejez.

¿Cuántas veces puede recibir el sacramento una persona?, las veces que sea necesaria, siempre que sea en estado grave. Puede recibirlo incluso cuando el estado grave se produce como recaída de un estado anterior por el que ya había recibido el sacramento.

La unción obtiene consuelo, paz y ánimo; obtiene el perdón de los pecados, restablece la salud corporal y prepara para el paso a la vida eterna.

Organización Mundial de la Salud (2020 enfermería y obstetricia)

El 1 de enero de 2020 dio inicio el Año Internacional del personal de Enfermería y Obstetricia, que busca reconocer la función crucial de estos profesionales en la prestación de cuidados sanitarios y destacar el alarmante déficit mundial de tan indispensables profesionales de la salud.

La  OMS proclamó asi el 2020 porque marcará el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale, la fundadora de la enfermería moderna.

El personal de enfermería y partería, que representa cerca de la mitad del total global de trabajadores sanitarios, está conformado por personas que consagran sus vidas a cuidar a las madres y los niños, administrar vacunas que salvan vidas, proporcionar consejos de salud, cuidar de las personas mayores y, en general, satisfacer las necesidades sanitarias esenciales del día a día. 

Según la OMS, para lograr la cobertura sanitaria universal para 2030, el mundo necesita que el personal de enfermería y partería aumente en 9 millones.