Miércoles de Ceniza & Cuaresma, su significancia. Celebraciones en Aránzazu y San Roque

Hoy miércoles 26 de febrero se celebra el Miércoles de Ceniza, que es el inicio de la Cuaresma, iniciándose así los 40 días en los que la Iglesia Católica llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir la Semana Santa. Oportunamente desde LT39 NOTICIAS, entrevistamos al Padre Emanuel Tournoud, Vicario saliente de Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, quien dio una avezada explicación al respecto. Ambas parroquias tendrán sus respectivas celebraciones a las 20:00.

El Miércoles de Ceniza, indica el inicio de la Cuaresma, la cual enmarca los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

Específicamente en el día de hoy, las celebraciones religiosas están atravesadas por la imposición de la ceniza,  hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

En nuestra ciudad se celebrará la misa con el rito pertinente de la imposición de las cenizas, por un lado en Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu y por el otro en Parroquia San Roque, ambas a las 20:00.

Desde WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR, oportunamente habíamos entrevistado al respecto, al Padre Emanuel Tournoud, Vicario saliente de Parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, destinado a llevar adelante idéntica función, a partir del 1° de marzo, en parroquia San Antonio, de la ciudad de Gualeguay.

El religioso dio una clara, calificada y exhaustiva explicación, sobre la importancia, no sólo de este día “de imposición de ceniza”, sino de los días venideros,  los que articuladamente, conforman lo que se conoce como Cuaresma.

Bien se podría significar a este día, como la punta de lanza de la gran oportunidad de vínculo con la divinidad, que es la Cuaresma, compuesta por una tríada: limosna, oración y ayuno.

Los tres pilares de la Cuaresma

El Padre Tournoud recalcó que la Cuaresma está sostenida en tres pilares que son la limosna, la oración y el ayuno; “todas tienen el mismo objetivo que es encontrarse de una manera mas profunda con Dios, tanto sea ayunando, rezando o compartiendo una limosna”.

1-La limosna

“Si bien es algo que yo le daré al hermano, ya sea económicamente o de una forma física o de acompañar y escuchar , me tiene que llevar a encontrarme con Dios en ese terreno, la limosna no debe quedar sólo a nivel terreno, sino que nos tiene que trascender”, agregando el Vicario que Dios habita en cada uno de nosotros, por lo que cada una de nuestras actividades, en la mirada al otro, no pueden quedarse en un plano horizontal, sino buscar lo vertical que es encontrarse con Dios a través de esas actividades horizontales.

2-La oración

“En el Viejo Testamento son los 40 años que el pueblo de Israel al salir de Egipto estuvo en el desierto hasta que llega a la tierra prometida; asi este tiempo de oración y penitencia tiene que ser imágen de ese desierto, en tanto que en el Nuevo Testamento se intensifica la oración cuando Jesus estaba en el desierto y vence las 3 tentaciones:

La oración simboliza el tiempo de Cuaresma y la oración en dos momentos que están intronizados en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento.

-La Primera Tentación es la del materialismo, tras varios días sin comer Jesús siente hambre y el tentador lo incita a convertir las piedras en pan, rompiendo el ayuno. Ante lo que Jesús contesta “No sólo de pan vive en hombre, sino de todo lo que sale Dios”.

-La Segunda Tentación es la de abusar de Dios, tiene lugar en Jerusalén en el alero del templo, sobre un precipicio, Jesús es invitado a arrojarse, para probar así que nada le sucederá. Ante esto Jesús contesta “No tentarás al señor tu Dios”.

-La Tercera Tentación es la del facilismo, el tentador le ofrece a Jesús adorarlo. Ante lo que Jesús contesta “A Yahvé tu Dios temerás y a él sólo servirás”.

Aquí Jesús encuentra ese momento de oración y pudo resistir las tentaciones por su fe en dios y su oración, asi que nuestra oración debe ser imagen en el desierto pero que la fe en dios puede superar las dificultadas

3-El ayuno

Aquí la cuaresma propone el ayuno de comidas, especialmente miércoles de ceniza y viernes santo, donde se hace una sola comida fuerte al día, “con ésto se quiere ayudar al cristiano a enfocar la mirada en Dios y minimizar lo terrenal, dándole preeminencia a la mirada en Dios”

Sobre el Miércoles de Ceniza (fuente Aciprensa)

La imposición de las cenizas surge en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del "Directorio sobre la piedad popular y la liturgia":

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

Las cenizas tienen varios significados

La palabra ceniza, que proviene del latín "cinis", representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: "Dios formó al hombre con polvo de la tierra" (Gn 2,7); "hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho" (Gn 3,19).

Las cenizas se producen de las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase o invitación que la acaban de hacer.

Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda con una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla un sacerdote o diácono.

Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto la imposición de ceniza no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

No existe tiempo exacto para llevar las cenizas en la frente

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.