A días de la Navidad, hablemos del Tiempo de Adviento

El Adviento es el tiempo de preparación para celebrar la Navidad y comienza cuatro domingos antes de esta festividad. El Padre Héctor Trachitte, párroco de Victoria, nos habla de ello.

Es común por estos días escuchar que estamos en “tiempo de adviento”, cuya significancia es de suma importancia para todos los seres humanos, ya que en sí encierra una gran oportunidad de vida, donde los cristianos preparamos nuestros corazones para el Gran Nacimiento.

Bien vale destacar, para poder entender cuando hablamos del Tiempo de Adviento, saber que éste corresponde al período cíclico anual, durante el cual celebra la historia de la salvación hecha por Cristo, la que se distribuye en distintas festividades, enmarcada aquella en cinco ciclos, dentro de la iglesia católica:

-Adviento

-Navidad

-Cuaresma

-Pascua

-Tiempo Ordinario.

Entonces… ¿qué es el Adviento?...

Adviento viene del latín “ad-venio”, que quiere decir “venir, llegar”. Comienza el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés Apóstol (30 de noviembre) y dura cuatro semanas.

El Adviento está dividido en dos partes:

1)Las primeras dos semanas sirven para meditar sobre la venida final de Jesús.

2)Las dos siguientes sirven para reflexionar concretamente sobre el nacimiento de Jesús y su irrupción en la historia del hombre en Navidad.

En los templos y casas se colocan las coronas de Adviento y se va encendiendo una vela por cada domingo. Asimismo, los ornamentos del sacerdote y los manteles del altar son de color morado como símbolo de preparación y penitencia.

Desde WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR, nos acercamos hasta casa parroquial y hablamos con nuestro párroco, Padre Héctor Trachitte.

Padre Héctor Trachitte, párroco Nuestra Señora de Aránzazu y San Roque de Montpellier, Victoria Entre Ríos

Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesias ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.

Sobre la Corona de Adviento

La Corona de Adviento tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno. Los primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas. Partían de sus costumbres para enseñarles la fe católica.

La corona está formada por una gran variedad de símbolos:

La forma circular

El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar. 

Las ramas verdes

Verde es el color de esperanza y vida, y Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas.

Las cuatro velas

Nos hace pensar en la oscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo.

Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia. 

El listón rojo 

Representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve. 

Los domingos de Adviento la familia o la comunidad se reúne en torno a la corona de adviento. Luego, se lee la Biblia y alguna meditación. La corona se puede llevar al templo para ser bendecida por el sacerdote.