Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Editoriales / 07-12-2018

Capuletos y Montescos. Las tribulaciones de la política argentina

Por Gracia Jaroslavsky. Actualmente vicepresidente I de la UCR de Entre Ríos, Ex intendente de Victoria (E.R.), Diputada Nacional (m/c).



La política de acuerdos vs la de choque dominada por el número que construye la mayoría,  los anti vs la construcción de consensos, Macri o Cristina, el seudo populismo o el neocapitalismo.

La comunicación política pasa por la estupidización digital a los grandes contenidos apoteóticos

El escenario se puebla pendularmente entre unos y otros

Al tiempo que unos se aniquilan por Boca / River, otros celebran la imagen de la argentina anfitriona del mundo

Los partidos de masas, que para la política argentina son el radicalismo y el peronismo se estrangulan hacia adentro y hacia afuera.

Las alianzas o los frentes que eventualmente se construyen se pelean por quien es el padre de la criatura

¿Cuál es la razón de este devenir tan azaroso?

La razón es el profundo cambio que la sociedad ha empezado a transitar, no solamente en la Argentina, América Latina está sacudida por una profunda transformación

La sociedad se mueve con otras pautas, y sus instituciones todavía no han adoptado las nuevas reglas, transitar los pasillos es para la transformación política la etapa más compleja porque es pendular, ambivalente y sobreactuada.

El peronismo no encuentra el eje de su reconstrucción, la última expresión realmente progresista que tuvo fue la renovación que proponía Cafiero con De La Sota. Luego Menem y los Kirchner se adueñaron del destino peronista con ausencia de política de desarrollo, con eje en la acumulación de poder y corrupción del estado. Salir de allí significa asumir un brutal y categórico cambio de conciencia política.

Al radicalismo la realidad le estalló en las manos después de su estrepitoso fracaso para asumir la salida de la convertibilidad, vivió una larga década de complejo de culpa, a duras penas comenzó su nuevo camino en un rol que no termina de definir dentro del nuevo producto de la política que hoy únicamente lo ofrece Cambiemos.

Cambiemos es en sí mismo, el primer ensayo que la política realiza interpretando los cambios que la sociedad ha marcado, pero esa construcción es lo suficientemente nueva para que en su seno todavía no haya directrices, entonces vemos como si estuviéramos presenciando un partido de tenis a un Durán Barba que dice lo que hay que hacer para ganar una elección, nos habla con el lenguaje del marketing político, el consultor ha desenmascarado una situación nueva, ganar una elección es una cosa, gobernar otra, ese paradigma ofende  a los políticos de raza porque han sido educados para definir políticas públicas , no para salir lindos en la foto. Para la política una campaña electoral es la oportunidad de exponer contenidos, para los consultores es la oportunidad de vender un candidato.

Unos hablan de crear consensos, otros de construir mayorías automáticas

Monzó reivindicó la “rosca “, sin considerar el significado simbólico negativo que contiene la palabra. La rosca es la articulación de consensos pero como en demasiadas oportunides ha sido un trueque de favores acompleja los oídos de los actores, y descalifica la política a la percepción de la gente.

Los radicales reclaman un espacio que ellos mismos dejan vacante pasan del anti peronismo al anti pro sin escala, unos luchan por consolidar una nueva estrategia política que significa una construcción compartida en Cambiemos y otros sueñan con una vuelta a la mística alfonsinista.

El pro en su afán de modernidad se distrae de lo importante, se queda en la construcción del mensaje de red, corto, simple, fácil. Si su visión de país realmente existe no han encontrado el camino para comunicarlo

Carrió por si sola quiere representar la palabra, la verdad, la reserva concentrada de la ética y la moral que todas las mañanas en el espejo le devuelve su imagen.

Todos tienen algo de la realidad argentina pero se niegan a verse los unos a los otros, siguen mirándose el ombligo, no registran la conciencia ampliada que hoy la vida impone.

La historia de cada uno de los actores conforma el pensamiento, ese pensamiento ensaya una acción para alcanzar un objetivo, pero pasa que el camino de resolución de los conflictos que tenemos aprehendido no es el adecuado para resolver las situaciones nuevas. Hoy todos somos parte, el universo holístico que era solo asequible para algunos, hoy es el hilo invisible que todo lo relaciona, todo está al acceso de todos nos guste o no, lo entendamos o no.

No es una cuestión ideológica o filosófica, simplemente es lo que acontece, es una nueva visión que la política rápidamente debe tratar de integrar

La historia es hoy, el pasado no existe y futuro en este segundo ya es viejo, tal lo vertiginoso del tiempo moderno, tal la apertura que debemos construir y la primera comprensión ha de ser la de mirar al otro, la de entrenar nuestra mente para aceptar lo nuevo como distinto sin calificar de bueno o malo, “es” simplemente. Integrar las partes en un todo sin pretender dominar, respetando la existencia de lo diferente como aporte, no como obstáculo, esa es la verdadera rosca, la gran alquimia del camino posible.

 

 

 


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.