Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Interés General / 19-11-2018

¿Cierra la Afip de Nogoyá? Ana Echeverría, la victoriense que estuvo 34 años en la receptoría

Hay un fuerte rumor instalado en el boca a boca que reza el cierre de la receptoría que la Afip, Administración Federal de Ingresos Públicos , tiene en la vecina localidad de Nogoyá y que tan arraigada está en la idiosincrasia regional. La victoriense Ana Echeverría trabajó allí durante 34 años. Hilda Sosa de WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR habló con ella. Una vida de Victoria en Nogoyá.



Ante la versión mencionada en las líneas del título que acompaña esta nota, desde nuestro medio hablamos telefónicamente con el Director actual de la receptoría de la Afip Nogoyá, CPN Fabián Alberdi, cargo que ocupa desde el año 1992,  quien desestimó tales versiones,  aclarando que no tiene nada firmado que avale tal situación, por lo cual se veía imposibilitado de confirmar tal versión.

Pero como tal hecho no sería un tema menor,  desde WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR quisimos ahondar  un poco más al respecto,  valiéndonos de la palabra de  quien atendiera  administrativamente  durante más de tres décadas el lugar,  la victoriense  Ana Echeverría,   cuya  palabra es más que autorizada,  ya que este espacio económico-estatal es el pilar de su historia  laboral.

-Ana ¿qué nos podría decir respecto del cierre de la receptoría de la Afip en Nogoyá?

-Aún no hay ninguna resolución al respecto, pero ésto tiene que ver con  el achique que está haciendo el gobierno nacional.  Aparte actualmente todos los trámites son on line, es decir que lo que recibíamos en Nogoyá,  ya  se puede hacer on line. Otra cosa a tener en cuenta es que por decreto presidencial no se  pueden tomar  más empleados  y  somos alrededor de 3000 los jubilados a nivel nacional.

Entendido lo anterior bien vale ser tomado como preludio,  para el conocimiento de  una persona que ocupara el mencionado lugar durante tantos años, tal el caso de nuestra entrevistada la local Ana Echeverría de Brassesco.

Una vida laboral en Afip, desde el 1º de julio 1980  hasta el 30 de septiembre 2018

“Yo venía de estar en el Iosper  en Paraná y todo pasó cuando una conocida  nos avisó que en la entonces DGI tomaban alumnos de ciencias económicas,  que tengan rendidas las materias de matemáticas y contabilidad y muchos nos cambiamos, ya que era sumamente beneficioso. Es más es al día de hoy que muchos de esa época nos seguimos hablando”, relató.

Pasado el tiempo y la dedicación a su trabajo, hizo que no finalizara sus estudios en la  carrera de grado; amén de contraer matrimonio en el año 1984, tomando por tal motivo la decisión de pedir el traslado a la localidad de Nogoyá, donde se encontraba la receptoría, lo cual le fue concedido y donde discurrió su vida hasta el mes de septiembre de este año.

Ya instalada en la vecina localidad su puesto fue  el de atención al cliente;  si bien en una época estuvo abocada a los grandes contribuyentes e incluso su tarea central fue la de hacer el control de la facturación a nivel zonal,  Arangúren, Ramírez, Rosario del Tala, Macía, Nogoyá  y Victoria.

Su familia, el artífice y sostén  de  tantos años de trabajo

Un día dijo contundente a su entonces novio Carlos Brassesco  “o nos casamos o nos dejamos”, contaba  27 años de edad,  siendo ese el inicio de la hoy familia conformada por tres hijos Estefanía,  Carlitos Manuel y Carolina.

“Estuve hasta marzo de 1984 en Paraná,  yo misma pedí el traslado porque me casé  y mi marido no quería irse a Paraná,  él trabajaba entonces en Dosbá Hermanos , donde estuvo  39 años;  entonces  yo me hice la composición como que iba a vivir en Buenos Aires y la que iba a viajar sería yo y mi familia se quedaría aquí en Victoria”, recordó.

-¿Cómo fue viajar durante 34 años diariamente a Nogoyá?

-Tengo miles de anécdotas,  al principio viajé con la empresa Ago,   tenía colectivo a las  05:30 y entrábamos a la oficina a las 06:30 todo coincidía. Una sola vez no llegué,   que fue cuando hubo un paro de camioneros que no nos dejaban pasar,  después para volver tenia la misma empresa Ago  que salía a las  14:30 y hacía una hora más porque tenia que esperar al colectivo.   Luego con el cierre de Ago, viajaba con la empresa 7 de Enero ,  teníamos el mismo horario de ida, pero  para volver teníamos algunos problemas, muchas veces volví  a dedo,  otras  con los lecheros, también  en una época fui manejando,  hasta que en la ruta de Antelo me agarró una tormenta y la pasé mal y de ahí en más muchas veces me llevó mi marido.

-¿En tantos años cómo fue su vínculo con los nogoyaenses?

-Allá  al principio son cerrados,  pero una vez que te dan la amistad te la dan, son de fierro.  Tengo un  feeling espectacular con Nogoyá y  estoy sumamente agradecida ,  los vecinos me socorrieron mucho  y  hoy dia la familia Ratero, “son familia”.

-¿Qué perdió y qué ganó viviendo en un lugar y trabajando en otro?

-Hubo muchas cosas que perdí, por ejemplo los otros días mi hijo varón me dijo “mamá nunca me habías hecho esta comida”. Ahora me acuesto tarde y leo mucho.

– ¿Qué le dejó la Afip?

-Todo lo material que tengo y muchas amistades, incluso muchos victorienses que me acompañaron, como Maggioni, Caliyo y Pancho Ferrari.  Desde la Afip me dieron una formación impositiva, ética y profesional,  lo primero que me enseñaron  al ingresar  fue  el  articulo 101, código secreto  fiscal y el código de ética.

Para finalizar,  Ana  quiso destacar dos nombres  Sara y Beby Sosa, quienes cuidaron fervorasamente de sus hijos ante las largas jornadas de trabajo que tuvo durante tantos años.

“Agradezco a Dios mi trabajo,  no tengo de que quejarme hay gobiernos buenos y malos y agradezco a Dios el haberme venido a Victoria”, dijo felíz,  cerrando y abriendo una etapa de su vida.


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.