Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Interés General / 24-09-2018

Vidas en Victoria: Ricardo Espinosa y sus tres décadas en Senasa “siempre luché por el productor agropecuario”

Una nueva entrega de Vidas en Victoria, sección desde donde WWW.LT39NOTICIAS.COM.AR conoce el tiempo discurrido por muchos de los ciudadanos que caminan a diario y a través de muchas generaciones, las calles de Victoria. En nuestra entrega de esta edición Hilda Sosa de LT39 NOTICIAS, habló con el médico veterinario Ricardo Espinosa, quien dirigió por tres décadas el Senasa local.


Ricardo Espinosa, Médico en Ciencias Veterinarias, 33 años dirigiendo Senasa Victoria

Discurrir la vida profesional por algo más de tres décadas ininterrumpidas en un lugar,  habla, define y ubica a una persona dentro de un estrato social y  profesional que habla de su constancia, tenacidad y capacidad, ya sea por su avidéz  para la  resolución de conflictos intrainstitucionales o bien por tener  un alto grado de tolerancia a las adversidades, capitalizando  aquello en experiencia y sabiduría.

Lo escrito con antelación no es más que el introito al protagonista de nuestra nota, el Doctor en Ciencias  Veterinarias, Ricardo Espinosa, quien el pasado 13 de septiembre “trabajó” su último día en Senasa,  Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria;  avocándose a la reglamentaria jubilación, luego de treinta y  tres años dirigiéndolo a nivel departamental.

¿Qué es el Senasa?

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) es un organismo sanitario del estado argentino , que depende del Ministerio de Agroindustria de  la República Argentina.

Es el encargado  de la fiscalización y certificación de los productos y subproductos de origen animal y vegetal, sus insumos y residuos agroquímicos,  así como la prevención, erradicación y control de enfermedades de animales, incluidas las transmisibles al ser humano, y de las plagas vegetales que afectan a la producción agropecuaria del país; además de ejecutar las políticas nacionales en materia de sanidad y calidad animal y vegetal,  verificando  el cumplimiento de la normativa vigente en la materia.

Así pues  planifica, organiza y ejecuta programas y planes específicos que reglamentan la producción y la orientan hacia la obtención de alimentos inocuos para el consumo humano y animal.

Ricardo Espinosa, algo de su historia

De infante supo caminar  junto a sus compañeros la Capilla del Colegio Nuestra Señora del Huerto, para pasar luego a la Escuela Nº2 Guillermo Brown, donde transcurriría su infancia hasta pasar a la Escuela de Comercio, cuando funcionaba en el edifcio de la hoy, Casa del Deporte.

Ya avanzado en su adolescencia reafirmó  su camino de vida, el cual ya lo tenía instalado en su corazón,  puesto que el campo y todo lo que circunda la esencia del mismo, marcaban a fuego su pasión.

-Es clara su inclinación hacia lo agropecuario y ganadero ¿porqué eligió la veterinaria específicamente y estudiarla en la ciudad universitaria de Corrientes?

-Elegí en un principio veterinaria porque no tenía matemáticas,  ya que cuando hice el curso de ingreso en 1968 en ese entonces,  la facultad de agronomía y veterinaria era un curso común y me gusto por el lado de la biología; si bien  a mi siempre me tiró el campo,  pasaba los veranos enteros allí. En cuanto a la elección de universidad fue porque una vez había ido a visitar un amigo  y me encantó la ciudad,  muy linda con árboles, flores, me gustó mucho.

La prestigiosa institución académica correntina donde hizo  su carrera de grado, es la Facultad de Ciencias Veterinarias,  una de las once facultades que componen la Universidad Nacional del Nordeste, ubicada en el Campus Cabral, de la ciudad de Corrientes, la que en la década del setenta habilitaba al doctorado, después de finalizada la carrera de grado, presentando una tésis.

La temática abordada en la tésis de nuestro entrevistado fue todo lo concerniente al lóbulo pulmonar y hepático,  en comparación con humanos y otros animales; tras lo cual accedió al doctorado.

Ya recibido sus primeros años profesionales en Victoria, transcurrieron en la región, ya que acompañó  en una veterinaria de la localidad de Hernández, dedicándose sobre todo a la parte de ganadería.

-¿Cómo llega a Senasa en el año 1985?

-Por ese entonces comenzaban a formarse los grandes productores como Victoria Cereales;  Granero  y  Agrosur entre otros; la veterinaria ya no era la misma en Victoria y comenzaba a tomar más auge la ganadería y surgió la posibilidad de  la vacante en Senada local,  cuando estaba en la vieja casona de calle Bartoloni y Camoirano.

“Atendíamos a la gente en la vieja casona  y en ese momento teníamos muchas formas de trabajar,  era un tiempo donde en el campo había mucha aftosa, garrapatas,  problemas de sarna bovina;  por ejemplo el productor vacunaba aftosa, era una tarea distinta a la de hoy;  hacíamos  todo a mano; además estaban los policías distritales que extendían el papel nuestro como una constancia. Viví la época de los famosos remates de Balbi&Risso”, relató.

-¿Qué considera que usted le dio a Senasa en estas tres décadas?

-Mejoré muchísimo el contacto con el productor que para mí es fundamental,  creo haber luchado mucho por la producción yo siempre estuve del lado del productor, si bien Senasa tiene herramientas como  la policía sanitaria, quien tiene la facultad de clausurar campos, imponer multas y demás;  yo siempre traté de convencer al productor que lo que se hacía era porque le iba a redundar en beneficio para él.

Espinosa además hizo hincapié en la experiencia adquirida a través de las adversidades como las crecientes y explorar en las zonas de islas; amén de entender el espíritu de liderazgo que primó su gestión, “para dirigir  hay dos caminos, uno el autoritarismo y el otro es explicarle al productor y convencerlo del porque se está haciendo tal cosa y convencerlo que es para su bien”.

-¿Cómo hizo desde su lugar al frente de este organismo estatal para sortear las diferentes crisis económicas de nuestro país?

– Con resultados,  algo  que hay que tener en cuenta es que el productor agropecuario siempre apuesta, por eso a mí me duele cuando un campo se cierra,  ya que no se abre más. Situaciones difíciles hubo siempre, el productor ganadero es más conservador, en cambio el agricultor arriesga más. En esta crisis hay que esperar  y desensillar hasta que aclare.

-¿Le costó aceptar que se había cerrado un ciclo de la actividad laboral de su vida?

-Sí me costo, si bien hace un año que me notificaron, en el primer momento sentí que estoy cerrando una etapa de mi vida y parece que fue ayer.

-¿Qué considera que Senasa le dio a usted en estas tres décadas?

-A nivel personal me dejó mucho,  conocer colegas de otros lados,  contactarme con muchos productores, haber podido  viajar al impenetrable y vincularme con los indios wichis  y  además de  tener una visión más amplia; ya que poder explicar desde el conocimiento es diferente y pude contar con todas las instituciones  que me acompañaron, como el Inta, la Municipalidad, Gendarmería y  jefatura Departamental de Policía, entre otras. Pero sobre todo me regaló muchos amigos,  el Senasa está rodeado de muy buenas personas, el senasa me dio todo.

Una etapa que cumplió su ciclo en la vida del victoriense Ricardo Espinosa, que se abraza entre dos fechas agosto 1985 y septiembre 2018; pero  una etapa que enmarca su verdadera vida al lado de su esposa Liliana Zanovello y la familia que formaron.


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.