Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Interés General / 03-04-2018

Vida rodantera: Cuando el sueño es la libertad

Este fin de semana cuatro familias de rodanteros pasaron por Victoria, camino al Encuentro Nacional del Grupo Pasión Rodantera que se realizó en Diamante. Contaron a este medio cómo es vivir el día a día, dormir cada noche en un lugar distinto y pensar que la palabra “destino” no es algo azaroso, sino una elección.


Rodanteros. Los Azcárate, los Di Gradi, los Walter, y los Espinoza, “hacen camino al andar”.

¿Quién no soñó alguna vez en tener una casa rodante o motorhome y salir a recorrer el mundo?….  Claro que son pocos los que se animan, y muchos menos los que pueden concretarlo.

Desde  el jueves y hasta el lunes, se llevó a cabo en Diamante, el segundo Encuentro Nacional del Grupo “Pasión Rodantera”, en el Complejo Turístico “Valle de La Ensenada”.

Unos 1500 de estos soñadores con  400 casas rodantes y motorhomes  coincidieron allí para hacer un alto en el camino. Un interesante puñado de estos “rodanteros” tuvo una última parada antes de llegar a la ciudad blanca en la ciudad de Victoria, y charlaron con el Diario Uno Victoria.

Muchos de estos aventureros son jubilados. Gente que tras una vida de esfuerzo, lejos de deprimirse, deciden redescubrir la vida recorriendo rutas no siempre tan bien definidas.

Conociendo las historias:

1-De la Plata al mundo

Roberto Azcárate fue chofer de colectivos de larga distancia y su esposa Susana Acevedo  es Terapista Ocupacional.  Sin compromisos, y con hijos grandes, ahora la ruta dejó de ser una parte de su trabajo, para ser una recreación. Son de La Plata, igual que Martín Walter y Mirta Cabral. Él ex policía y ella ama de casa. Estos últimos son amigos pero le llevan varios años de ventaja en la aventura. “Hace 30 años que viajamos. Ya recorrimos prácticamente todo el país desde el norte hasta el sur, y ahora cuando hay algún encuentro ponemos en marcha la máquina y salimos sin demasiados preparativos”, contó el ex uniformado.

Salir sin demasiados preparativos es una forma de decir, porque se nota que todos tienen el equipo siempre listo para rodar, y además porque hay una comunidad muy bien organizada y solidaria que les permite cuidarse entre todos.

“Pasión Rodantera”, “Rodanteando libre por el mundo”, y “Rodanteando”, son los tres grupos más reconocidos y a través de las redes todos se comunican para informar el estado de los caminos, para pedir un repuesto, para que les sugieran donde ir a comer bien y barato. Entonces lo que en un primer momento era una experiencia familiar se convierte en algo colectivo donde muchos coinciden en encuentros como el de este fin de semana. “Una vez, íbamos a uno de estos encuentros y estaba cortada la ruta. Quedamos varados  varias horas. Nos comunicamos con los otros rodanteros para advertirles de ala situación y en un ratito se acercaron varios…  Terminamos armamos un baile en plena ruta”. La anécdota de la familia Walter pinta el espíritu de esta comunidad de viajeros.

2-Vivir el hoy

Hernán Espinoza trabajaba en una concesionaria de venta de autos. No quiso esperar a jubilarse, o a tener un emprendimiento que le genere recursos que le permita solventar una vida de viajes. “El momento es ahora”, y tras un año preparándose psicológicamente para la decisión, vendió todo, se compró un motorhome, inscribió a los chicos (María, Exequiel, e Ignacio) en el sistema de educación a distancia y junto a su esposa, se lanzaron a la nueva vida. Es por eso que cuando le preguntamos de dónde es,  contesta “Éramos de Buenos Aires”. Es que están decididos a que el mundo es su casa. “Tengo algunos ahorros, mi esposa hace cartas astrales, y hacemos algunas artesanías…La idea es ir viendo que sale y comenzar a subir hasta Machu Pichu, después no sé”.

La familia Espinoza “es nuevita” en esto de los rodanteros. Hace una semana que se lanzaron “a rodar” y uno de los primeros destinos fue Victoria. “Salimos hasta Rosario y vimos el puente y dijimos ¿y si nos cruzamos a Victoria?…Hoy todavía no decidimos que vamos a hacer, si volvemos a Santa Fe o si nos vamos a Colón. Después que tomemos mate veremos”.

3-El Italiano

Una bandera italiana decora el frente de un imponente vehículo negro en la costanera de Victoria. Es el móvil de Luca y Cinzia. Estos Italianos hace un año que están recorriendo Sudamérica, pero antes habían viajado por Italia, Turquía, Paquistán, Irán, China, Mongolia, Rusia…y después de Navidad emprendieron la aventura sudamericana que los trajo a Montevideo, y ahora a la Argentina. “Era mi sueño conocer Argentina, porque fui a una escuela donde el gerente fue mano derecha de Salvador Allende, y siempre hablaba de un país distinto, y me contó de Argentina, y me enamoré de este destino, aun antes de haber venido”, cuenta Luca que es del norte de Milán y que es propietario de un hotel en Costa Rica.  Con hijos grandes y trabajando en otros países, se ponen de acuerdo para viajar en avión y encontrarse en el destino que los sorprenda.

¿Una mala experiencia?

En Paquistán. “El país estaba en guerra. Tuvimos quince días y todo el viaje teníamos policías adelante y detrás del vehículo  acompañándonos todo el recorrido. Por las noches se escuchaban explosiones”

¿Un país para volver?

Irán. “Muchos no lo tienen en cuenta pero la gente es extremadamente amable, muy abierto y hospitalario”.

¿Una curiosidad?

“Hay un alemán con el que me he encontrado diez veces durante mis viajes. No nos conocíamos, y no nos comunicamos de ninguna manera. La última vez lo encontré en Uruguay. Es realmente increíble…¿No me estará siguiendo?…”bromea.

Ultima parada

En las siete colinas, se instalaron en la costanera, generando cierta curiosidad entre los rutinarios victorienses que salen a caminar por el lugar. Fueron a comer a un lugar recomendado vía facebook por otros turistas que pasaron por aquí, y jugaron unas fichas en el Casino. Rondas de mates interminables mirando el río, mientras los de mayor redaje abonan las charlas con experiencias de viajes.

Para esta gente, no importa lo que pasó, porque para ellos la vida comienza hoy. El presente como lo único seguro, y la libertad como única premisa.

 

 


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.