Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Editoriales / 10-01-2018

Victoria ¿ciudad turística? 

Bares cerrados durante la siesta, falta de servicios en locales cercanos a la playa y baños en estado calamitoso son postales de lo que queda por mejorar. Editorial del semanario LA SEMANA a cargo del periodista Leo Carlini, integrante del staff de LT39 MULTIMEDIOS.



 

A pesar de la denodada gestión, los esfuerzos parecen no alcanzar. Victoria es promocionada por diferentes vías erigiéndose con bombos y platillos como una ciudad turística, pero esta denominación se pone en duda cuando acontecen situaciones que parecen quitarle ese mote. Ejemplo de ello, son los restaurantes cerrados a partir de las 15 horas, el servicio que brindan los locales en inmediaciones de la ribera muchas veces carentes de elementos básicos y el estado en que se encuentran los baños públicos.

Es sabido que el ejecutivo municipal ha prometido con reiteración la puesta en marcha de mejoras que permitan ampliar la zona de playa y los servicios públicos que allí se ofrecen, pero lo propio no ha acontecido hasta la fecha.

A diario, es probable toparse con algún turista que mediante conversación al pasar o por comunicación con algún medio local, expresa a modo de enojo, algunas de las falencias detalladas. Es que la mayoría suele comenzar la frase adulando la belleza de las colinas, la tranquilidad de sus días, la fascinación por la pesca, el gusto por las comidas típicas, la frescura del río, o la admiración por la solidaridad del victoriense; pero el discurso se oscurece cuando comienzan a enumerar las dificultades que presentan en su estadía.

En relación a los servicios gastronómicos la ciudad debe ampliar su oferta y mejorar sus características, ya que puede observarse la escena de algún turista queriendo comer un helado en la costanera y desistiendo más tarde en ese intento; ya sea porque el kiosco cercano tiene helado y no provee cucharitas o porque no le apetece la acotada oferta.

La difícil tarea de ir al baño.

Un caso típico a atender son los baños que se encuentran frente a la costanera, los cuales resultan pocos para la cantidad de visitantes y los lugareños. Situación que se agrava si se observa el estado de los sanitarios, los cuales apenas cuentan con agua en sus depósitos y grifos. A ello se suma el escaso espacio para cambiarse, si se emprende la tarea de ponerse una malla, se suma la posibilidad de mojarse los pies, dado que su sistema de cañerías tiende a rebalsarse.

En relación al servicio  del personal de baños, se extiende de lunes a viernes de  13 a 18 horas y los sábados y domingos de 7 a 18 horas. Los mismos están a cargo de empleados municipales jornalizados quienes además se hacen cargo de los materiales de limpieza; asimismo proveen las servilletas y papeles higiénicos. En este sentido, aquel turista que decide quedarse a cenar en Victoria y sale luego de las seis de la tarde del río, tiene la odisea de localizar un lugar donde cambiarse e higienizarse.

A lo descripto se suma la ausencia de contenedores de basura a lo largo del predio, y en reemplazo de éstos se encuentra algún tacho de 200 litros recortado o la improvisación de varias mallas cimas enroscadas con bolsas de polietileno dentro. Pero lo más grave del caso es que la mayoría de las veces, se los encuentra repletos de residuos, esto último responsabilidad del servicio de recolección local.

Repasando la enumeración que aleja a Victoria de ser una ciudad turística, se cae en la cuenta que no toda la expectativa debe ponerse en la ampliación de la explanada de arena para bañarse, sino que además debe atenderse a cuestiones de hospitalidad y acondicionamiento más básicas.


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.