Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Interés General / 07-01-2018

Emociones, sentimientos y otras yerbas que predominan en nuestra sociedad

La Psicóloga Luciana Rajmil profesional de salud mental de nuestra ciudad, habló con la periodista Hilda Sosa de LT39 NOTICIAS, con quien  abordó temáticas que hacen a las emociones que dominan los actos de nuestro diario vivir. Sobre todo en unas semanas donde la opinión pública se ha visto consternada por casos varios de violencia, con resultados alarmantes.


Psicóloga Luciana Rajmil

 

En el prólogo del best seller  “Emociones y Sentimientos” del autor Daniel Lòpez Rosetti, el periodista y escritor Jorge Fernández Díaz muy acertadamente expresa… “el autor califica la emoción como algo ancestral y automático  y define el sentimiento como un sistema procesado, con sus múltiples manifestaciones: amor, odio, fe, culpa, vergüenza, envidia y celos…en lo que respecta al amor romántico y pasional, es particularmente lúcido y capáz de describir por dentro ese maravilloso y aterrador proceso incierto, sanador, alucinógeno y a veces tóxico enajenante”.

Dejándonos a las claras el párrafo anterior el protagonismo absoluto  de las emociones y los sentimientos  que predominan en nuestro cotidiano vivir. Emociones como el miedo, la ira, la alegría, la tristeza, el asco y la sorpresa, dan origen a todos nuestros sentimientos; por lo cual ese conjunto de sensaciones fehacientes que habitan en nuestro ser, nos hacen actuar de acuerdo a su intensidad.

Claramente somo seres emocionales que razonan,  siendo un acabado ejemplo de ésto lo que prevalece en  la pantalla del televisor, las redes sociales y los medios de comunicación en general,  que a diario muestran casos de un alto tenor emocional.

Por estos días hemos visto a través de las pantallas variados casos que han dejado estupefacta a la opinión pública por su crueldad y frialdad,  dejando entrever en ellos actos emocionales violentos, que seguramente tienen su raigambre en carencias afectivas  y en la poca tolerancia a la frustración, razón por la cual entrevistamos a la Licenciada en Psicología Luciana Rajmil, profesional  oriunda de la ciudad de Rosario radicada en nuestra ciudad hace más de una década.

-¿Desde la psicología cómo se aborda la tolerancia a la frustración y a las emociones violentas?

-Tenemos que aclarar que no son la misma cuestión, son conceptos diferentes.

Las personas con baja tolerancia a la frustración, tienen una sensibilidad excesiva hacia todo aquello que sea desagradable, no toleran contratiempos, molestias o demoras en la satisfacción de sus deseos y no soportan ningún sentimiento o circunstancia desagradable. Frecuentemente albergan sentimientos de ansiedad, tristeza, agitación, resentimiento, humillación y enfado. Se victimizan y culpan a agentes externos de lo que les pasa.

Creen que tienen que obtener todo lo que quieren y para ello exigen, ordenan e insisten para que se satisfagan sus deseos a toda costa.

La emoción violenta se produce porque ante una situación que se pone en peligro tu vida o ante algo que uno valora que se pone en peligro se actúa de ese modo violento.

La baja tolerancia a la frustración se suele presentar en multitud de problemas relacionados con la dificultad en el control de los impulsos.

La poca tolerancia a la frustración te lleva, por ejemplo, a cuadros depresivos o a consumo de sustancias, por eso no es lo mismo que la emoción violenta.

-¿Porqué se ven  tantos casos en la actualidad de homicidios de manos de personas que “supuestamente” son  rechazadas emocionalmente? Y terminan atacando e incluso acabando con la vida de esa persona que tanto significa en sus vidas.

– Existe socialmente la idea de identificar asesinato con la presencia de psicopatología. Sin embargo, en general esto no es así. Normalmente la mayoría de asesinatos son provocados por personas consideradas mentalmente sanas, siendo algunos de los más frecuentes los crímenes de odio, los crímenes pasionales o aquellos vinculados a aspectos económicos o de recursos.

Una excepción la podemos encontrar en los asesinos en serie, los cuales tienden a padecer psicopatía extrema,  sociopatía o diferentes trastornos que alteran la percepción de la realidad.

El asesino en serie suele emplear el asesinato como instrumento de cara a obtener un beneficio, por motivos ideológicos, o con la intención de descargar una frustración o fantasía concreta. Por norma general no tiende a saber ponerse en el lugar de su víctima, careciendo en su mayoría de empatía. Una gran parte de ellos son clasificables como psicópatas y entre sus motivaciones hay una visión de la realidad extraña, apartada de las ideologías hegemónicas.

Los asesinos suelen dar apariencia de normalidad. Con algunas excepciones, por lo general el asesino no manifiesta elementos extraños en su comportamiento que conduzcan a pensar en la posibilidad de que lo sean.

Por lo general el asesino escoge víctimas que pueden ser vulnerables a su actuación por considerarlas más débiles o que pueden ser manipuladas de algún modo para dejarlas en una situación de sumisión. Esto se hace para notar que se tiene el control y el poder en todo momento.

-También el caso inverso ¿porqué hay gente que permanece años con personas que tienen esas patologías emocionales?

-Lo que sucede a veces es que la persona vulnerable está manipulada e incluso sucede que la personalidad de esta persona violenta tenga características seductoras, eso hace que siga años de relación enfermiza por la baja autoestima que tiene la víctima. Se trata de nunca naturalizar la violencia y poder poner un corte a esta relación antes de que las cosas se salgan de control. Los violentos no cambian nunca ni aunque pidan perdón y reconozcan sus errores, van a volver a cometer esas situaciones por las características de su personalidad.

-¿El dolor de un rechazo o no correspondencia, depende de cada persona? O tiene un tiempo determinado y pasado el mismo es patológico?

– En cuanto al dolor de un rechazo o el hecho de no ser correspondidos es algo que nos afecta a todos porque todos queremos ser queridos y aprobados por los demás y nos produce frustración el hecho de que no sea así. Nos produce una herida que lógicamente afecta nuestra autoestima. Se puede superar ese dolor pero siempre va a quedar un recelo y temor a volver a vivirlo.

– ¿Cuándo el dolor se transforma en enfermedad?

– El dolor al rechazo se puede transformar pero no en enfermedad, para hablar de enfermedad estamos diciendo que hay alguna predisposición previa, solo podemos decir que ese dolor nos afecta como personas en algunas cuestiones, por ejemplo no volver a confiar en otro, limitar nuestros vínculos o la forma de vincularnos, no decir lo que pensamos por temor a no ser aprobados y pensar que no valemos lo suficiente.

– ¿Qué hay que hacer ante un rechazo o no correspondencia?

– Nadie nunca está preparado para el rechazo, por lo tanto nos toma de sorpresa cuando nos sucede. Lo que debemos hacer es tomar este rechazo como un aprendizaje. Todas las experiencias vividas sean buenas o malas siempre nos dejan un aprendizaje. Eso nos sirve para mejorar como personas y nos dan pautas para mejorar nosotros mismos. Uno tiene que tratar de ser mejor todos los días pero por uno mismo, no por ser aprobado por los demás.

Un tema que da para mucho más y a lo largo del año continuaremos,  ya que si hay algo que caracteriza a los seres humanos es que no somos seres racionales, sino seres emocionales que razonan.

 


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.