Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Deportes / 30-01-2018

El insólito error que dejó en pésimo estado al campo de juego del Monumental

Las sonrisas y el buen clima se evaporaron súbitamente cuando el avión sobrevoló el estadio Monumental. El plantel de River regresaba el […]



Las sonrisas y el buen clima se evaporaron súbitamente cuando el avión sobrevoló el estadio Monumental. El plantel de River regresaba el lunes 22 de enero desde Mar del Plata, luego del triunfo 1-0 ante Boca en el único superclásico de verano, y Marcelo Gallardo vio el estado del campo de juego desde uno de los asientos delanteros del vuelo chárter. Desde el aire, el rostro se le transformó al técnico al ver el césped quemado. No bien el avión aterrizó en Aeroparque, llamó desde su celular a un dirigente millonario para pedirle explicaciones sobre semejante novedad. Desde entonces, Gallardo sabe que el primer partido de su equipo como local en 2018 será en un escenario cuyo césped estará muy lejos de parecerse al billar que él pretende. Según reconocen los propios dirigentes de River, el Monumental estará en “cinco puntos o en el mejor de los casos en seis” para el encuentro del sábado ante Olimpo, a partir de las 21.30.

“El piso del Monumental está peor que el de Huracán”, dijo, entre molesto y resignado, Gallardo tras la caída de su equipo en Parque Patricios, el domingo en la reanudación de la Superliga. “Esperemos que se vaya recuperando. Me preocupa el estado del campo porque nosotros intentamos jugar a algo que si no tenemos el beneficio de tener un buen campo, vamos a tener que cambiar, más allá de la buena iniciativa que tengamos. Algunos equipos no necesitan jugar con la pelota, pero nosotros sí. Por eso necesitamos tener un buen terreno de juego”, agregó el Muñeco.

 El problema no fueron los recitales que Abel Pintos dio en el Monumental en diciembre, ni los partidos informales que se jugaron allí antes de fin de año como parte de los contratos del club con distintas empresas. Si se tratara de un partido de tenis, habría que decir que cometieron un error no forzado. En lugar de aplicarle al campo un fungicida y un insecticida preventivos, como es habitual en cada fin de año, le rociaron un herbicida que no hizo más que arruinar el césped. “Se equivocaron al manipular los bidones y tiraron a la cancha el equivocado”, dijo a medios nacionales, todavía incrédulo, un dirigente que pidió la reserva de su nombre.
Se equivocaron al manipular los bidones y tiraron a la cancha el equivocado

Ya para agosto del año pasado, el césped lucía impecable: River realizó una siembra, se empanaron 250 metros cuadrados en las áreas y además realizaron una aireación con púas que se importaron desde Estados Unidos. Otro momento, otra realidad. Hoy, en River, se conforman con evitar que el césped del Monumental se siga pareciendo al de una cancha del ascenso.


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.