El Ingeniero Agrónomo Sebastián Senessi, Director de la maestría de agronegocios y alimentos de la Facultad de Agronomía de la UBA realizó un balance de lo que el 2017 deja en materia de producción agrícola.

Como primera reflexión sostuvo: “Estamos frente a muchas oportunidades y para aprovecharlas es importante seguir trabajando en rotación de cultivos e incorporar tecnología y conocimiento al proceso productivo. Si continuamos apostando a la agricultura de precisión, a nuevas variedades e híbridos, en la mejora de genética y en los productos fitosanitarios, etc, podemos llegar en los próximos 6 años a las 170-180 millones de toneladas”.

Al momento de analizar la rentabilidad del productor, Senessi aseguró que hay variables macro y externas que indican que la rentabilidad del negocio para los próximos años será baja. “Si a eso le sumamos los temas internos, el panorama es más complejo. Todo pasa por ser más eficientes en la utilización de los recursos e intentar obtener mayor productividad por superficie, lo cual eso nos va a llevar a que si los precios no son muy elevados, nos va a permitir seguir creciendo y con rentabilidad positiva”, finalizó.