Victoria, Entre Rios
Ver clima
Localidades
FM 90.3 AM 980
Policiales / 19-05-2017

Sobre el abuso dentro del Unidad Penal Nº 1 de la capital provincial

En la tarde FM 90.3 el periodista paranaense Marcelo Medina dio detalles del aberrante caso de abuso dentro de una unidad penal, donde  ponen en el centro de la escena a la madre de la niña. Quedaría evidenciado que “entregaba” al menos a una de sus hijas para que sea abusada por un violador condenado. La nena lo ratificó en Cámara Gesell.

 



El hecho se perpetró tras una visita que la pareja del detenido y madre de la menor realizara al sujeto en la Unidad Penal Nº 1 de la ciudad de Paraná. Tras la difusión de este grave hecho, se desató un importante revuelo en el ámbito del Servicio Penitenciario, lo que hizo que el ministro de Gobierno, decidiera pasar a disponibilidad al Prefecto Cristian Burgos, director de la U.P Nº1.
En el marco de la investigación, se secuestraron libros de visitas y otros documentos públicos para tratar de determinar si dos niñas de 9 y 11 años eran ingresadas a la Unidad Penal para que sean abusadas por Alberto Sueldo, el remisero que en 2014 aceptó en un juicio abreviado cumplir una condena de 16 años de prisión por tres abusos sexuales cometidos en Paraná, entre ellos el de una menor de edad, más otro que consumó en Catamarca.

Este sujeto estaba alojado en el pabellón de violadores y la mujer mantenía una relación de aproximadamente dos años con el mismo. Lo habría conocido cuando iba a visitar al padre biológico de las niñas, otro interno condenado por homicidio.

La fiscal Violencia de Género y Abuso Sexual, Fernanda Rufatti destacó que el entrecruzamiento de llamadas y mensajes entre los sospechosos fue “central”. Incluso, en algunos de dichos registros quedaría evidenciado que la madre “entregaba” a la mayor de las niñas al condenado para que éste abusara de ella.

Mientras tanto, las nenas declararon en Cámara Gessell. La funcionaria precisó que una de ellas confirmó los abusos que se investigan, mientras que la otra dio un relato del que no surgiría que fue abusada. No obstante, la fiscal admitió que el entrecruzamiento de llamadas y mensajes serían contundentes respecto de la responsabilidad de la mujer.

Detalles del caso
El caso comenzó a judicializarse el lunes 8 a las 22 cuando Rufatti fue informada desde comisaría sexta sobre las desavenencias entre dos mujeres, una madre y su hija, que discutían sobre si denunciaban el posible abuso de una nena.

La fiscal pidió que llevaran ante su presencia a las dos mujeres y ante ella, la mayor, abuela de la niña, manifestó su voluntad de hacer la denuncia, y la otra, la madre de la menor, sostuvo que no existían motivos. La abuela le dijo a la fiscal que su nieta le contó que en una de las tantas visitas en las que eran llevadas por la madre al penal, fue abusada.

Esta versión acusadora fue corroborada por una tía de la supuesta víctima, que contó que la niña le confirmó el abuso, a pesar de que la madre lo negaba.

Ante tal situación, la fiscal decidió dar intervención al Copnaf y se ordenó entregar a la niña y sus hermanos en custodia de la tía.

El lunes 15, la siguiente medida que ordenó Ruffati fue la requisa del pabellón en el que estaba alojado el sospechoso.

Allí, en la celda de Sueldo se secuestraron dos celulares, que serían de su compañero de reclusión, y cinco celulares más pertenecientes a otros reclusos del pabellón.

Concomitante a esta medida, se ordenó la requisa y allanamiento de la casa de la mujer, donde también se secuestró un celular con mensajes y llamadas entre la mujer y el sospechoso.

El viernes 12 fue detenida en cercanías de una estación de servicio ubicada en calle Avenida de las Américas. En las medidas que se practicaron en la cárcel se resaltó la realización de planimetría y fotos del pabellón y la celda, y el secuestro del libro de visitas y de legajos de los detenidos. También destacó que al ser detenida, la mujer llevaba escondido un chip en el corpiño.

 


Comentarios

No hay comentarios

Debes estar logueado para poder comentar.